Tácticas de lectura para gente sin tiempo

Por Luisa Rodríguez para Poliverso, Marzo 29, 2019

Cuando debemos preparar lecturas extensas y complejas, suele tomarnos más tiempo del esperado entender los conceptos principales y tomar las notas que nos ayudarán a desarrollar escritos, presentaciones y otros trabajos para la universidad, especialmente si son temas sobre los que nunca hemos leído y debemos estudiar o trabajar en nuestra rutina diaria. Por eso queremos compartir contigo algunos consejos basados en el libro “Técnicas de lectura rápida para leer más rápido y sacar más provecho a la lectura” de Tina Konstant, una investigadora experta en aprendizaje acelerado con múltiples libros sobre lectura rápida y memoria.
 
Para Konstant la regla primordial de la lectura rápida es: “sepa siempre por qué está leyendo algo” y en sus libros expone cinco pasos para leer más ágilmente, aunque ejecutar cinco acciones diferentes para leer podría significar más trabajo, lo que explica la autora es que hacer estos pasos iniciales es “trazar el mapa a seguir, una vez que sabe a dónde va y cómo va a llegar al destino, la tarea es mucho más fácil de realizar”. 
 
Conoce brevemente sus cinco pasos y dale una oportunidad a esta manera de leer para tus trabajos y parciales, posiblemente así puedas tomar notas más útiles a tus propósitos de estudio y logres fortalecer tus capacidades de análisis y comprensión de textos académicos o literarios, de acuerdo con tus intereses.
 
 
Organiza tu entorno para prepararte antes de leer cualquier libro o texto para la universidad
 
 
  • Paso 1, Preparación: organiza tu entorno, evita distraerte de tu verdadero objetivo, y sé consciente de que la tensión de leer una buena cantidad de texto en poco tiempo puede disminuir tu concentración. Konstant recomienda que tomes nota de los puntos importantes sobre lo que necesitas obtener del libro y que seas consciente de que al leer, sin importar qué sea, estás en un estado de aprendizaje, esto te permitirá ganar curiosidad sobre el tema que estás leyendo.
  • Paso 2, primera ojeada: revisa ágilmente tu libro para entender un poco más su estructura, dándole una ojeada en la que revises un poco los detalles: si tiene conclusiones al final, si está distribuido por capítulos o secciones, entre otras características que puedas encontrar. Puede que al terminar te des cuenta de que no era lo que necesitabas, por el contrario, si es una lectura obligatoria de tu semestre y hay partes que ya habías leído antes o que ya conoces, puedas leerlas más rápidamente.
  • Paso 3, lectura pasiva: pasa tu vista rápidamente sobre las páginas identificando elementos específicamente del lenguaje: palabras que se destaquen, lenguaje técnico o conocido y encuentra ideas principales. Según la autora del libro, tener muy claro qué queremos saber y qué es lo que estamos buscando, nos ayudará a encontrar los conceptos y análisis específicos que estamos necesitando dentro de todo el texto.
  • Paso 4, lectura activa: te servirá para identificar las ideas básicas del texto, usando los pasos 1 (preparación) y 3 (lectura pasiva). Mientras hayas reconocido el tipo de material que estás leyendo, podrás encontrar más fácilmente la idea principal. En la lectura activa también se recomienda leer el primer párrafo de cada sección o capítulo del libro, y tanto la primera como la última frase de cada párrafo. Aprovecha para tomar notas de este paso y ver si lo que captaste en este paso tiene sentido.
  • Paso 5, Lectura selectiva: ya que con los pasos anteriores identificaste lo que realmente quieres y necesitas leer, ahora lee saltando la información que sabes que no necesitas y pasa a los temas indispensables. Si puedes responder a la pregunta ¿ya tengo lo que buscaba? entonces ya puedes dar por terminada tu lectura. Y si determinas que debes leer el libo en su totalidad, haber hecho este proceso será útil para conocer los detalles que obtuviste en los primeros cuatro pasos y facilitará la lectura.
 
Cinco pasos de lectura rápida para entender ágilmente tus textos
 
 
El proceso de los cinco pasos puede tomarte, según Tina Konstant, entre 40 y 50 minutos, por lo que tener ese panorama de la forma, el lenguaje y las ideas principales del texto, agilizará lecturas que hayas recibido con anticipación; sin embargo, en su libro podrás encontrar más técnicas que te ayudarán a tomar notas eficientes o mejorar tu concentración, tu memoria, e incluso pruebas para saber qué tan rápido estás leyendo después de poner en práctica estos consejos.
 
 
Desarrolla un perfil creativo con destrezas en el manejo ordenado de la información, el trabajo en equipo y la solución de problemas

Publicado en: Poliverso

Tagged: Vida Universitaria, Aprendizaje

Quizá también te interese