¿Por qué no debes compararte con tus colegas?

Por Luisa Rodríguez para Poliverso, Enero 28, 2019

Caer en la trampa de comparar tu experiencia y conocimientos con los de tus compañeros de clases o de trabajo es muy fácil, sobre todo cuando socialmente hemos construido ciertos estándares de lo que es deseable en el presente y el futuro de un profesional, aunque no sea una verdad absoluta. Entonces ¿qué debería guiarte mientras construyes un recorrido profesional? Una de las respuestas que más escuchas es que concentrarte en tu propio camino puede ayudar. Miremos el tema un poco más.
 
Es común emitir conceptos de otros a la ligera cuando ves una publicación en las redes sociales de alguien que estudió contigo y ahora viaja por el mundo, un amigo te cuenta sobre el nuevo cargo que obtuvo, o te enteras del reconocimiento que esa excompañera de clases obtuvo gracias a su proyecto personal. Pues tenemos que decirte que antes de hacer cualquier comparación, debes cuestionarte cuánto realmente sabes de estas personas, lo que ha pasado para llegar hasta ese punto y lo diferente que es su camino y el tuyo. Todos tenemos vidas personales, académicas y profesionales únicas, diferentes, y hacer comparaciones es ocioso.
 
 
¿Tienes dudas? Con estos concejos puedes evitar comparaciones con amigos y compañeros
 
Es cuestión de cambiar de enfoque
 
Todas las personas que te rodean tienen dudas, deben tomar decisiones difíciles y han cometido errores; sin embargo, sí nos diferenciamos en el momento de enfrentarlos, encontrar alternativas de solución y sacarle provecho a cada una, por eso: ¡cambia el enfoque! Concentrarte en tu camino y observar las oportunidades que tienes y las que estás por crear es una tarea super importante, sobre todo cuando te comparas con otras personas. Cuando caes en esta trampa estás olvidando el camino que tú has recorrido para llegar hasta hoy, es como si de repente borraras tu historial de vida y no quedara nada porque te enteras de los éxitos de otros.
 
¿Cómo cambiarlo? Vale, esta no es una tarea fácil, pero ten presente que cada camino es diferente de acuerdo con la especialidad que cada quien va adquiriendo, las circunstancias para cada uno son cambiantes y que alguien obtenga logros no te imposibilita a ti de cumplir los tuyos propios. Así que lo primero es aprender, analizar hábitos de estudio o trabajo que ya te han funcionado y aprender de ti mismo. Incluso si se da la confianza para preguntar, habla con tus compañeros y amigos y conoce esas buenas prácticas que ellos tienen y también puedes emplear.
 
 
Tienes un camino recorrido ¡no lo olvides!
 
Mira por un momento hacia atrás y recuerda cuáles han sido tus logros alcanzados, las ideas que has aportado durante tus estudios o tu trabajo e identifica qué hiciste bien, cómo lograste alcanzar cada objetivo y en qué eres más fuerte, tus capacidades más fuertes son las que te impulsarán a seguir alcanzando nuevas metas.
 
Según Martha Nussbaum y el Nóbel de Economía Amartya Sen, todos tenemos unas capacidades propias de nuestra personalidad, de nuestros contextos familiares, culturales, y las potenciamos con otras como la educación, la salud, entre otros factores que nos rodean para proporcionarnos calidad de vida. Aunque el concepto que estos dos expertos han construido es mucho más profundo y alcanza a tocar tanto a las personas como su alrededor político, social y económico, sí vale la pena resaltar una parte que puede alimentar tus intenciones y es que son tus capacidades propias y externas a las que hoy accedes, las que te ayudan a impulsar tu carrera y tus proyectos de vida. El siguiente paso es confiar en ellas y hacerlas más fuertes con tus estudios.
 
 
¿Cómo impulsar mi camino profesional?
 
Puedes planificar parte de tus actividades y enfocarlas para que sirvan de escalera hacia tus objetivos académicos y profesionales, siempre teniendo en cuenta que tu camino es único y que siempre podrás aprender de los buenos hábitos de amigos y compañeros, siendo consciente de las diferencias en intereses, gustos y expectativas de cada uno.
 
Crea una lista de lo que quieres y compárala con estos consejos
 
Así que, para continuar impulsando tu carrera, los retos son grandes a nivel personal, y aunque las decisiones las tomas tú, queremos compartirte estos tips, basados en el conocimiento de Emma Seppaelae, Science Director en el Centro de Investigación y Educación de Compasión y Altruismo de Stanford:
 
 
Algunos recomiendan pensar en el futuro para mantenernos enfocados en nuestras metas; sin embargo, esto puede generar sentimientos de ansiedad la mayoría de las veces. Estudios de Harvard en los que Seppala participó, determinaron que no existe un momento más feliz que el que vives en el presente, incluso cuando estás desarrollando tareas que no te generan tanto gusto como hacer las labores de la casa o pagar deudas. Cuando estás presente realmente en lo que estás haciendo ahora mismo, puedes ser más productivo y pleno.
 
 
¿Qué tan cierto puede ser que si no te estresas y trabajas duro no alcanzarás tus metas? Pues bien, puede que por un momento la adrenalina que te produce el estrés te ayude a tomar decisiones o a salir de problemas con agilidad, pero en exceso puede lastimar tu organismo y afectar habilidades como tu atención, tu memoria, tu inteligencia emocional y puede llevarte a otros excesos como tomar demasiado café, tener horarios extremadamente pesados y poco a poco ir agotando tu cuerpo al punto de enfermar.
 
Sin importar la cantidad de cosas que debas hacer y que tu entorno académico, laboral y personal exigen de ti, solo tú tienes la elección de ser resiliente y poco a poco ir adaptándote a este ritmo.
 
 
Perseverar a toda costa ¿Verdadero o falso? Lo que explica esta experta es que deberíamos ser más cuidadosos con nuestras razones para avanzar: hacerlo porque debemos, porque nos toca, o porque es lo que estamos destinados a hacer puede ser agotador. Lo que esta experta explica es que relajarte y permitirte momentos lejos de tus pantallas (TV, computador, celular) y tal vez conversando con otros o leyendo un libro de un campo diferente al tuyo puede activar mejor tu creatividad para obtener mejores ideas.
 
Ser diversos será nuestra motivación y no una razón para sentir que no has recorrido lo suficiente, pon en práctica estos pasos y demuestra que ser único es tu clave para continuar tu camino y lograr tus metas.

 

Publicado en: Poliverso

Tagged: Vida profesional, Vida Universitaria

Quizá también te interese