¿Por qué la educación superior es la mejor inversión para tu futuro y cómo te apoyamos en el Poli?

6 minutos

Contenido de blog

La educación es una de las inversiones más rentables que existe para los individuos, es por muchos aspectos el mejor de los activos que una persona puede llegar a tener como estrategia de inversión: primero, porque aumenta la capacidad de generación de ingresos; segundo, por la eventual valorización debido a que con el tiempo se le suma experiencia; y tercero, porque es un activo totalmente blindado, no puede ser embargado o perdido por alguna eventualidad. 
 
Hoy en Poliverso vamos a contarte por qué invertir en educación es la mejor decisión para ti y por qué no hacerlo puede ser más costoso en el futuro. 
 
 

¿Cuál es la situación del acceso a la educación superior en Colombia?

 
Image
importancia educacion superior
 
 
Los aspectos que mencionamos anteriormente hacen que la decisión de invertir en educación sea de carácter mandatario para cualquier persona. No debería tener ninguna controversia el decir que la formación profesional es un bien totalmente necesario y que debe ser una prioridad, después de las necesidades básicas de supervivencia como alimentación, vivienda y primera necesidad. 
 
Sin embargo, toda la población no tiene la misma capacidad económica. El informe de DANE presentado el 26 de abril del 2022 (el más reciente), en su página 103, menciona la población según las clases sociales para el 2021, donde clasifica de la siguiente forma:
 
  • 39,3% de la población como pobres.
  • 31% en población vulnerable.
  • 27,8% como clase media.
  • A penas un 1,8% como clase alta.
 
Cabe resaltar que el límite más bajo es pobreza y significa que las personas reciben un ingreso per cápita por debajo de $354.031 pesos colombianos, lo que plantea un escenario desalentador para la población en situación de pobreza. Sin embargo, en este punto es donde el modelo de financiación de la educación superior tiene un impacto positivo para la población clase media y en condición de vulnerabilidad, ya que plantea una oportunidad de acceso a educación superior y de calidad, por medio de mecanismos conocidos de financiación. 
 
 

Financiación de la educación superior: el reto que sume CrediPoli

 
La inefable situación socioeconómica de los países en desarrollo plantea un reto para las instituciones de educación superior que tienen un gran efecto en la reducción de la pobreza y situación de vulnerabilidad porque forman profesionales que tendrán como resultado acceso a mejores ingresos per cápita.
 
En Colombia un programa académico puede costar desde 2,4 salarios mínimos mensuales legales vigentes (SMMLV) hasta 6,5 SMMLV, en donde la diferencia probablemente tiene que ver con la propuesta de valor de cada institución y el acceso a diferentes recursos de formación. En este aspecto, la Universidad Politécnico Grancolombiano se ubica en un promedio de 3,54 SMMLV, siendo una propuesta de precio competitiva de cara a la infraestructura y calidad que ofrece. 
 
El modelo de financiamiento CrediPoli brinda una oportunidad para un porcentaje importante de la población de financiar hasta el 100 % de la matrícula. Recordemos que se ubica de un promedio de 3,54 SMMLV para presencial y, en modalidad virtual, alrededor de 1,84 SMMLV para pregrado y 4,43 SMMLV para posgrado. 
 
 
Image
credipoli credito estudiantil
 
 
Así que, desde el punto de vista financiero, se debe analizar en términos de los intereses que se pagarían por cada semestre versus el resultado final que se lograría y que corresponde a la posibilidad de incrementar los ingresos por el hecho de tener una formación profesional. Es decir, se trata de responder a la pregunta: ¿cuál es la rentabilidad que ofrece esta inversión comparado con cuánto es el costo del dinero utilizado? Eso sí: entendiendo que la educación es una estrategia de largo plazo que brindará los resultados una vez se culmine dicha formación, y en la mayoría de los casos antes, porque las competencias y resultados de aprendizaje se van acumulando durante todo el ciclo de la carrera. 
 
 

Ahora veamos algunos ejemplos prácticos…

 
 
Sintetizando la idea anterior nos enfocaremos en que la formación profesional o el avance de esta tendría que lograr impactos positivos en los ingresos de quien la tome, por ejemplo: 
 
Si una persona que gana un salario mínimo decidiera invertir en su educación y optara por un programa virtual que tiene un costo promedio de $2.389.926 pesos colombianos, tendría un programa de pagos, como se muestra en la Tabla 1, asumiendo el pago de intereses de 1,55% periódico mensual. 
 
Y esto significa que solo tendría un costo financiero total de $131.315 pesos sobre el dinero que pediría prestado. Comparado con la posibilidad de incrementar sus ingresos, tan solo tendría que aspirar a un aumento mensual de un 10,1%, es decir, basta con que su salario mensual pase de $1.300.606 pesos a un salario mensual de $1.431.921 para compensar el costo que tendría que asumir por semestre. 
 
 
Tabla 1: plan de pagos cuota fija pregrado virtual 
 
 
Image
tabla 1
Fuente: elaboración propia 
 
 
Si planteamos un escenario para posgrado virtual, tendríamos un plan de pagos como se muestra en la Tabla 2. Suponiendo que hablamos de una persona que ya es profesional y que recibe un ingreso promedio mensual de 2 salarios mínimos ($2.601.612), este profesional tendría que incrementar sus ingresos en $316.775 pesos para compensar el costo de la inversión en educación, es decir, un 12,18% de su ingreso actual. 
 
 
Tabla 2: plan de pagos cuota fija posgrado virtual 
 
 
Image
tabla 2
Fuente: elaboración propia 
 
 
En este análisis no se hace referencia a la devolución del capital, es decir, a la amortización, ya que en la estrategia de financiar la educación es importante que se involucren fuentes de ingreso no periódicas para la devolución del capital, como por ejemplo: primas, cesantías y posiblemente vacaciones.
 
Este tipo de “sacrificios” se hacen teniendo en cuenta que el aumento de ingresos que se tendría como un objetivo financiero, permanecerá en el tiempo; es decir, durante toda la vida en que se encuentre la persona activa laboralmente. Por otro lado, existen otros escenarios, como por ejemplo: la capitalización del aprendizaje por medio de un emprendimiento que tiene el potencial de generar otros muchos beneficios económicos, para el caso de las personas que estudian para lograr crear su propio negocio. 
 
A la pregunta: ¿la educación es costosa? Podemos encontrar que la población con ingresos bajos diría que sí, pero finalmente no estudiar resultará más costoso para cualquier grupo socioeconómico.
 

¿Ya conoces CrediPoli?

 
 
CrediPoli es una iniciativa del Poli con la cual podrás financiar el costo de tu matrícula universitaria con el Poli para que los inconvenientes económicos no sean un obstáculo a la hora de acceder a educación de alta calidad.  
¿Quieres conocer los requisitos? No te preocupes, puedes comunicarte con alguno de nuestros asesores aquí o realizar la consulta de viabilidad a través de este enlace
 
 
conoce todo sobre credipoli
 
 

Comparte este contenido en:

Filtra contenido usando palabras relacionadas o con algún tema de tu interés de este blog

Poliradio

Conoce la emisora institucional del Politécnico Grancolombiano, espacio en donde la comunidad Poli amplifica sus ideas y se comparten con el mundo por medio de internet.

¡Escúchanos en vivo aquí!