webn-regulacion-emocional.jpg

Entrena tus emociones

14 de Noviembre de 2018

Detente, piensa y actúa, está es la técnica del semáforo que puedes adaptar a las situaciones confusas.

El primer paso consiste en detener la conducta y el pensamiento, evitando llevar a cabo respuestas impulsivas que hieran susceptibilidades. El segundo paso pretende normalizar la situación y hacer un pequeño estudio de pros y contras sobre nuestras respuestas, para que, en nuestro tercer paso, demos lugar a la mejor solución a nuestros problemas.

 

Ten en cuenta estos 5 consejos originales que mejoran el estrés:

 

1. Usa el método de la imaginación

Imagina diciendo lo que quieres expresar a la persona en una situación real, propón un nuevo diseño para tus respuestas y da uso a una estrategia concreta.

 

 2. Aprovecha tu tiempo muerto

Recupera el control de sí mismo y de la situación, reconoce las señales que provocan el enojo y alertan un fuera de control. Esté ‘tip’ no ayuda a evitar la situación, pero sí la enfoca desde un nuevo ángulo y con un nuevo inicio.

 

3. Sácale ventaja a la distracción

Hazlo de manera creativa e Interrumpe el combustible del enojo con la distracción, disminuye o elimina los síntomas si lo prácticas por al menos cuatro minutos antes de cualquier acción.

 

4. Culpa a la almohada

Ayuda a descargar tu enojo utilizando una almohada o algún otro almohadón, gritando, golpeando con los puños u otro estilo de desplazamiento.

 

5. Escribe, dibuja y completa sopas de letras

Por medio de estas actividades distrae tus pensamientos, relájate y toma un tiempo fuera para descargar tus emociones.

 

Ten en cuenta estos consejos psicológicos para manejar el enojo de la manera saludable.

¿Te fue útil esta noticia?

Comparte este contenido en:

Últimas noticias