Usted está aquí

NOTICIA

< Volver

Noticia < Volver

Sede: 
Bogotá - Campus Principal
Medellín - Campus - Barrio Los Colores
Virtual

CIFRAS Y RETOS QUE DEBE EFRENTAR LA ECONOMÁ NACIONAL A CAUSA DEL COVID-19

En este artículo se pretende describir algunas cifras importantes en materia económica y social que ha dejado el COVID-19, con el fin de identificar los retos que se enfrentará la economía nacional en los próximos años y la sociedad en general (en materia laboral, pensional y tributaria).  

Las cifras que se describen a continuación son extraídas por el diario de reconocimiento nacional El Espectador, las cuales sirven de referente para que el Gobierno nacional y los gobiernos locales direccionen sus políticas públicas en pro de contribuir a la pronta recuperación económica y, por supuesto, al bienestar de la ciudadanía.

En primer lugar, es importante considerar que el desempleo cerró en un 16 % en el año 2020; a su vez, el DANE reportó una cifra de 17,5 millones de personas en condición de pobreza a octubre de 2020, de los cuales, 4,7 millones de personas se encuentran en condición de pobreza extrema. Es decir, estos no poseen el ingreso per cápita suficiente para atender sus necesidades básicas elementales para llevar una vida digna en términos de garantía de derechos.

De este grupo de hogares que viven en la pobreza extrema, el Gobierno sólo atiende a la mitad con programas dispersos como Familias en Acción, Colombia Mayor y Jóvenes en Acción. En cuanto a la informalidad, se tiene una cifra alarmante ya que asola al 62 % de la población, solo el 25 % de los adultos mayores reciben una pensión; todos bajo arreglos institucionales que perpetúan la inequidad. 

En términos generales, el profesor de Economía Salomón Kalmanovitz, anuncia en su columna del El Espectador, publicada el 7 de febrero del presente año, que: “La economía colombiana se contrajo 7,5 % durante 2020 por efecto del cierre de múltiples sectores y el freno de los que siguieron funcionando. Si en 2019 la economía generó $881 billones de riqueza, el año pasado fue de solo $815 billones. El desempleo subió del 10 % de la fuerza de trabajo al 16 %. La inflación se redujo a un récord histórico del 1,6 %, que para el país equivale a una deflación, reflejo no de una simple recesión sino de algo más grave.”

En segundo lugar, en cuanto al ingreso, el recaudo tributario para la vigencia 2020 fue de $146 billones, $11 billones menos que en 2019. En 2021 los ingresos por concepto de declaraciones de renta van a reflejar el aumento de desempleo de 2020 y la caída de salario que se produjo por efecto de mercado laboral, la cual dicta que a mayor desempleo menor salarios, puesto que la fuerza de trabajo es mayor frente a la demanda del mercado. En consecuencia, el recaudo tributario se verá fuertemente reducido para la actual vigencia.

Ahora bien, en cuanto al gasto público, se evidencia un contraste, mientras el ingreso público tienda a disminuir, el gasto público tiene que ampliarse para atender las necesidades del sector salud y de la reactivación, dando lugar a un déficit fiscal de 8,2 % del PIB que llevará al aumento la deuda pública.

En materia laboral, el seguro de desempleo sólo cubre al 1 % de los desempleados. El papel de las cesantías ha sido desnaturalizado porque los trabajadores las pueden gastar en muchas cosas además de sostenerlos si quedan cesantes. De allí la urgencia de materializar la renta mínima, conforme a la edad y el número de miembros de la familia. Puesto que la anterior medida, indiscutiblemente va a impulsar el consumo de los hogares y por ende las empresas generaran ventas de bienes y servicios, que a su vez materializan como utilidad, llevando este efecto domino a generación de empleo, recaudo tributario y por supuesto bienestar social.

Es importante mencionar la propuesta que presenta Fedesarrollo para que la economía nacional comience a generar los parámetros de viabilidad económica y social, la cual exponen de la siguiente manera: “La combinación de reformas en materia laboral y pensional implicaría un aumento del salario disponible para un trabajador que gana un salario mínimo de hasta 13 %, así como una disminución en el costo para la empresa de hasta el 14 %, lo que estimulará la generación del empleo formal”.

Son propuestas interesantes que valdría la pena revisar cuidadosamente, ya que pueden ser los pilares en los cuales el Gobierno nacional podría centrar sus esfuerzos para llevar a cabo unas medidas que realmente represente los intereses de la sociedad, que estén sintonizados con las necesidades actuales que viven millones de hogares y que no han sido atendidas oportunamente.  

 

Economía, Finanzas y Contabilidad

19/Mayo/2021

Temas:
Académico,

Eventos

Ver Todos