I say, You say - Diciembre 2015

Usted está aquí

I say, You say - Marzo 2016

El español: lo hablo pero no lo enseño (aún).

Cuando el área de Recursos Humanos y la Oficina de Relaciones Internacionales me notificaron que había ganado una de las becas ofrecidas por la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR) para estudiar la maestría en Enseñanza del Español como Lengua Extranjera,  tuve una mezcla de sentimientos. Lo primero fue alegría ya que desde hacía algún tiempo quería realizar un programa, preferiblemente virtual, con el fin de ampliar los conocimientos que adquirí cuando estudié mi pregrado, Lenguas Modernas. Por otro lado, también me embargó un sentimiento de preocupación.

Lo que sí puedo contar es que el español como segunda lengua está tomando cada vez más fuerza en el mundo

A pesar de que el español es mi lengua materna, solo hasta ahora empecé a estudiarlo, pero nunca lo he enseñado; de hecho, debo confesar que siempre me ha parecido complejo: las conjugaciones, el siempre complicado subjuntivo, la concordancia de género… Todo proceso de aprendizaje casi siempre será difícil y aprender a enseñar una lengua no es la excepción. Siempre pensé que, por ejemplo, el modo subjuntivo se usaba solamente para expresar deseos y esperanzas. Hoy, cinco meses después de haber empezado a cursar la maestría, vengo a caer en la cuenta de cómo usamos el subjuntivo  cuando damos una opinión en una frase negativa; por ejemplo, «No creo que llueva esta noche». Podría seguir enumerando aspectos que he descubierto acerca del español, pero por cuestiones de espacio, debo dejarlos para otra ocasión. Lo que sí puedo contar es que el español como segunda lengua está tomando cada vez más fuerza en el mundo. El español es la tercera lengua más hablada en el planeta después del inglés y el mandarín. Algunos medios de comunicación producidos originalmente en inglés ya presentan contenidos en español. Por ejemplo, desde el mes de febrero el periódico The New York Times lanzó NewYorkTimes.com/es su sitio web con artículos escritos en español e incluso abrió su sala de redacción en México; esto demuestra el fuerte impacto social y comercial que está teniendo la población de habla hispana en los Estados Unidos.

The New York Times lanzó su versión en español e incluso abrió su sala de redacción en México

Por otro lado, enseñar una lengua también implica enseñar los aspectos culturales que le permitirán a los estudiantes de cualquier lengua extranjera desenvolverse en diferentes situaciones; en otras palabras saber qué decir, cómo decirlo y a quién decirlo. En nuestra cultura colombiana tenemos valores y actitudes que, en ocasiones, pensamos son universales: desde la muy típica estirada de labios para señalar y el “qué pena” para iniciar una conversación con un desconocido, hasta otras acciones comunicativas como finalizar una conversación (por ejemplo con  “bueno, yo te dejo”), o saber hablar de tú o de usted. Lo anterior nos exigirá a quienes pensemos en convertirnos en profesores de español como lengua extranjera a ver el mundo con otros ojos, analizar nuestra cultura y siempre estar preparándonos.

Quizá en el futuro no muy lejano sea posible que el Departamento de Idiomas ofrezca clases de español como lengua extranjera; para ese entonces espero haber dominado todo lo que tiene que ver con el subjuntivo.

Autor

Dario Montalvo

Coordinador del área virtual