Usted está aquí

NOTICIA

< Volver

Noticia < Volver

Sede: 
Sede Bogotá
Sede Medellín
Virtual

Primeros auxilios psicológicos: para momentos de crisis

Diana Carolina Jurado   |    Sede Bogotá Sede Medellín Virtual

A lo largo de este año, varios países del continente americano han sido víctimas de catástrofes naturales y de atentados que han dejado un alto número de víctimas fatales. 

En estos casos, las decisiones que tomemos son importantes para sobrevivir, sin embargo, las acciones luego del desastre tienen la misma relevancia y son fundamentales para el manejo anímico de los afectados.

Lamentablemente, no siempre se está preparado ni capacitado para poner en marcha un plan de acción posterior a la catástrofe y por eso, la labor de los psicólogos pertenecientes a la brigada de primero auxilios se vuelve indispensable.

¿Qué son los primeros auxilios psicológicos?

Se denominan “primeros auxilios psicológicos” a las aproximaciones iniciales a quienes vivieron la catástrofe. Pero más allá de ser un proceso de evaluación formal y sistemático, lo que busca es atender las necesidades emocionales primarias de los afectados.

En este punto es importante aclarar que las típicas frases de “todo va a estar bien”, “no te preocupes” o similares, terminan por ser contraproducentes. En el proceso de asimilación, lo que las personas realmente requieren, es aclarar sus ideas e identificar lo que necesitan para solicitar ayuda al organismo pertinente. Esto es algo que las frases o palabras como las enunciadas anteriormente, no logran solucionar.

¿Cuáles son las principales acciones de un psicólogo luego del desastre?

El verdadero rol del psicólogo tras una catástrofe es netamente de contención y de gestión social. Como profesional, debe enlazar a los afectados con las organizaciones indicadas para cada necesidad y de igual manera, debe tener las actitudes pertinentes para realizar servicios sociales inmediatos que permitan controlar y manejar la expresión emocional de las víctimas.

Básicamente, debe contar con todos los canales para orientar y ayudar a pasar ese shock inicial que ocurre tras los momentos de crisis. Debe saber cómo o dónde conseguir agua, ubicar refugios, reunir familias. En pocas palabras, debe resolver necesidades o dar los mecanismos para hacerlo. Esto disminuye la tensión emocional que se puede estar viviendo en el instante.

Por otro lado, una vez pasado el desastre, las personas retornan a sus viviendas e intentan retomar su vida. Este paso es muy importante pues es cuando el psicólogo debe crear estrategias de afrontamiento y aceptación. Los afectados no deben quedarse en el pasado ensimismados en su dolor, se les debe dar la ayuda necesaria para favorecer acciones conductuales y posibilitar la reconstrucción de sus vidas.

Para esto, los psicólogos de primeros auxilios, deben generar un proceso de resignificación a través de lo que se conoce como resiliencia, que hace referencia a la capacidad para salir de una crisis y llegar a un nivel de funcionamiento vital igual o mejor al que se tenía antes de la catástrofe. 

Esto se logra gracias a un estado de consciencia y reflexión inducido por el psicólogo, en el que se le explica al afectado que pudo haber sido peor pero que ahora tiene una nueva oportunidad. 

En medio del estrés postraumático, este tipo de ayudas, podrían detener la ansiedad y evitar que el miedo a la catástrofe vivida se repita. Una acción asertiva en un momento de crisis puede ser la clave para reconstruir una sociedad que ha sido quebrantada.

Sociedad Cultura y Creatividad

06/Oct/2017

Temas:
,

Eventos

Ver Todos