La dificultad económica de Venezuela ha desencadenado la crisis en la frontera