Usted está aquí

NOTICIA

< Volver

Noticia < Volver

El futuro son los niños

Surizaday Sarmiento Lobo   |   

Uriel Rodríguez, estudiante de Comunicación Social y Periodismo del Poli, se entrega cotidianamente en una labor social con los jóvenes del barrio Bosque Calderón Tejada, a quienes cariñosamente llama sus “bebés”.

La iniciativa surge desde el área de Emprendimiento conocida como Acción Semilla, cuando desde el año 2012 Andrés Alfaro, quien hoy es graduado de nuestra Institución, llegó con la loca idea de hacer un trabajo social mezclado con emprendimiento. Todo empezó como un proceso de investigación que determinó el tipo de población vulnerable con el que se iba a trabajar: los adolescentes del barrio.

El Poli, siempre verde

La forma más fácil de hacer un proceso de inclusión social y educativa era empezar con los niños en un proyecto a largo plazo que incluyera diversas actividades, gracias a las cuales los muchachos pudieran materializar en un futuro la posibilidad de estudiar una carrera profesional en retribución de sus labores.
Así, se inició un proceso con 20 jóvenes entre 18 y 20 años, con el apoyo del Departamento de Investigación y la oficina de Emprendimiento, con José Manuel Espitia, quien ha sido el padrino del proyecto.

Más adelante, en el 2013, Andrés Alfaro invitó a Uriel a hacer parte de este proyecto, que le delegó un tiempo después. De esta manera, como coordinador de esta labor, y con el apoyo permanente de Sandra Rojas, Directora de Investigación, y de José Manuel Espitia, Uriel Rodríguez inició una nueva etapa en la que se consolidó Acción Semilla como una escuela de liderazgo en donde los jóvenes son sus propios agentes de cambio.

En esta nueva etapa, el Politécnico Grancolombiano creó un espacio en el que se les brindó a los niños talleres de radio, lectoescritura, expresión oral, expresión de danzas y talleres de canto. El enfoque de estas actividades es el reconocimiento de su propio entorno y de las habilidades que tienen ellos como futuros agentes de cambio en una comunidad con serios problemas de delincuencia y drogadicción.

Este grancolombiano, abanderado del cambio social, realizó de nuevo una investigación rigurosa en la que se descubrió que el mayor problema está en el alcoholismo y en que los niños, al observar este ambiente, tienden a repetir patrones de conducta. “Les brindamos un espacio en el que, en sus tiempos de ocio, pueden encontrar otras actividades que desconocen en la escuela y en la casa”, explicó Rodríguez.

Pero Uriel no ha trabajado solo, pues además de las áreas de la Institución mencionadas, ha contado con el apoyo de la Corporación Somos CaPAZes, una entidad sin ánimo de lucro que trabaja con educación para la paz.

Además de la labor formativa y de inclusión, este grancolombiano se ha encargado de gestionar y liderar la acción de padrinos que les permitieron a 80 niños del programa contar con regalos de Navidad como útiles escolares, ropa y juguetes. “Trato de colaborar para que las personas estén bien; con los niños ha nacido un amor muy grande, mutuo, un afecto real que te llena de energía para seguir adelante”, concluyó Uriel Rodríguez.

19/Mayo/2015

Temas:
Noticias para Estudiantes,

Eventos

Ver Todos